Autodisciplina: mi talón de Aquiles.

No es un secreto que el origen de todos los males que me aquejan se deban a mi indisciplina. Muchos me han visto brincar de un proyecto a otro, de alguna actividad, y cualquier cosas que me proponga hacer. Casi siempre, dejando inconclusas no importa la fase en la que me encuentre. Y me refiero en verdad a la mayoría de mis emprendimientos como a una simple tarea del hogar. Termino de colgar un cuadro y dejo la herramienta botada. Comienzo un blog o un sitio web y lo dejo en el olvido. Terminé una carrera y dejé la titulación para después.

Es cierto, soy muy indisciplinado, y no es un secreto ni siquiera para mí. Más de una vez he reflexionado sobre este tema y siempre llego a la misma conclusión. Me hace falta disciplina. Me encuentro en un círculo vicioso en el que me sobran las ejemplos: me desvelo trabajando, estudiando o haciendo cualquier cosa. Me duermo regularmente entre la 1 y las 2 de la mañana. El problema es que al otro día como es evidente, me despierto cansado, con el cerebro adolorido. Aún no empiezo con las actividades fuertes del día y ya me siento cansado. Sé que es un problema, y más de una vez me he dicho que debo de dormir temprano para empezar mi día a las 5 de la mañana. Por supuesto que lo he intentado. Como muchos de mis propósitos. Como hacer ejercicio, salir a corer, escribir más. Pero terminan pronto por abandonar y volver a lo cómodo. El regreso a la zona de confort.

Es normal para mi después de abandonar un proyecto que me sienta desanimado, con el autoestima bajo y con pensamientos negativos de tipo: no soy bueno es esto ni en nada. Y es que en este punto no se puede ver apreciar lo bello que hay en ti. Todos tenemos un talento y algo que compartir a mundo. Pero cuando no se esta en el camino correcto se dificulta su percepción.

Esta vez lo estoy intentando desde otro punto de vista. Y dejo este escrito como constancia de mi intento de convertirme en una persona nueva. Estoy cansado de tener los resultados que tengo a causa de mi falta de dedicación. Y es por ello que he trabajado en generar algo nuevo en mi vida: la autodisciplina. No como una imposición de algo que quiero hacer y que me obligo, si no con la diferencia de alinear mi deseo y vocación en un sólo sentido. Esto no es un secreto ni lo he inventado yo. Las personas que logran su objetivos lo saben de sobra. La autodisciplina es la base del éxito. La disciplina como una vocación. Como un deseo ferviente. Sólo así se puede lograr. Desearlo hasta los huesos.

«Una mente disciplinada conduce a la felicidad, y una mente indisciplinada conduce al sufrimiento» Dalai Lama

Hay dos vidas posibles en este mundo, la que la sociedad elige por ti y la que eliges tú. Pero sólo en una de esas se puede ser feliz. ¿has adivinado cuál? Si no sabes en que camino te encuentras, es muy fácil de saberlo. Si sufres estas en el camino equivocado. Si estás en paz, vas por el camino verdadero. Si vas por el mal camino como yo, tal vez sea ahora el momento de volver a elegir otro camino, porque ten por seguro que hay otro modo de vivir tu vida llena de pasión, amor y libre de sufrimiento mental. Aunque esto parezca una locura, lo es así. Aunque creas que ya no vale la pena, o que ya no hay marcha atrás.

Es mejor empezar tu proyecto pendiente ahora. Dejar para otros la cobardía y el miedo a pensar en el fracaso cuando ni siquiera han empezado. El miedo a lo que dirán o pensaran del él. Sé que si estas leyendo a este punto te sientes identificado y al igual que yo estas cansado y quieres lograr algo nuevo. Te lo digo ya, es hora de empezar, no importa lo que sea, toma acción ya y házmelo saber en los comentarios sí así lo deseas, si no no importa, lo importante es empezar ¡ya!.

Recuerda, no esperes que alguien apruebe tus objetivos para empezar. Eso nunca va a suceder. Si esperas a estar listo tal vez nunca llegue ese momento. Comienza ya, y en camino te irás preparando.

Si quieres saber cual es el libro que me ha ayudado a dar este paso, te dejo el link aquí

Carlos Ernesto Millán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba