El hombre y el arcoíris

Se dice que un hombre viajó a la gran montaña en busca del final del arcoíris más grande de la Tierra. Al llegar allí y reclamar su tesoro, el hombre sintió como sus pies se sumergían en la tierra, el cuerpo se alargaba y sus manos se convertían en grandes y frondosas ramas, convirtiéndose al fin en un hermoso roble.

Carlos Ernesto Millán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top