El insomne difunto

Toda su vida sufrió de terrible insomnio. El día de su funeral fue  llevado a su tumba y sepultado  aún con los ojos abiertos.

Carlos Ernesto Millán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top